ObamaWORLD

viernes 5 de abril de 2013

La escuela del futuro y los funerales imprevistos

El último día en Jerusalén fue productivo a medias. Por la mañana empezó bien. A primera hora la cita era con un miembro de la ong Hand in Hand para ver su mayor colegio en Jerusalén: el Max Rayne Jewish Arab School. Está casi encima de la línea verde, entre Jerusalén occidental y un barrio árabe, Beit Safafa. Por los campos que se ven en la foto pasa la Línea Verde. Si un día Jerusalén se divide, ahí habrá una frontera.

20130404_093051

Hoy, según googlemaps, la frontera pasa por esta rotonda. Como siempre, nada lo marca. Al fondo, Beit Safafa, uno de los barrios árabes más acomodados. «Si eres árabe rico, vivirás aquí», me dijeron luego.

20130404_092734

El objetivo de Hand in Hand es acercar a todas las comunidades que viven en Israel, pero sobre todo a las dos principales: judíos y árabes. El objetivo no es específicamente político: “Queremos paz, no sabemos cómo será, pero seguro que la relación entre estos niños va a ayudar”, dice Ira Kerem, de Hand in Hand, que es quien me acompaña por el colegio.

En el Max Rayne, hasta sexto hay dos profesores en clase: uno habla en hebreo y el otro en árabe. En algunas asignaturas, los niños hablan de su identidad, de democracia y oyen la historia de los dos bandos: la creación de Israel fue un momento muy distinto para judíos y árabes, por ejemplo. En el parvulario las dos profes hacen cantar y contar los números en ambas lenguas. En la mayoría de casos, no es tan fácil distinguir qué niños son judíos y cuáles árabes. El color de la piel es parecido en muchos casos.

Los niños siguen siendo lo que son: “Yo soy palestina”, me decía orgullosa una niña de 13 años. Pero eso no impedía que tuviera buenos amigos judíos. En este colegio no solo aprenden convivencia, también salen bilingües, algo que no es tan común en Israel. Todos los árabes hablan hebreo, aunque no todos perfecto. Pocos israelíes judíos hablan árabe bien (de momento, por el tipo de relación que tienen con el mundo árabe no es fácil que lo puedan usar en los países de origen, a no ser que tengan dos pasaportes).

Después de Hand in Hand fui a entrevistar a Yossi Klein Halevi, del Hartman Institute. Fue una de las entrevistas para la que tenía más ganas y fue buena. Klein Halevi fue seguidor de Meir Kahane en su juventud -la extrema derecha terrorista- y escribió un libro para contarlo. Ahora es ortodoxo moderado.

Hablamos sobre todo de dos cosas: qué alternativas tiene Israel para su futuro en sus tres retos principales (ocupació, ultraortodoxos y árabes en Israel) y por qué Europa es tan diferente de Estados Unidos al afrontar y opinar sobre el conflicto. Me dio cinco motivos, del más razonable al más inconsciente o psicoanalítico. Es claramente una cuestión que Europa no tiene resuelta -España, por supuesto, tampoco.

Por la tarde debía visitar Silwan, un barrio árabe de Jerusalén este donde la presión del gobierno israelí contra algunos ciudadanos es grande. Pero mi contacto allí no podía atenderme: había tenido que ir a Hebrón al funeral del preso palestino que había muerto de cáncer en una cárcel israelí y que había provocado disturbios el miércoles. Murieron dos jóvenes palestinos en Cisjordania.

No pudo ser, por tanto. Es curiosa la diferencia cultural entre judíos y árabes a la hora de gestionar las citas. Más del 90 por ciento de judíos ha contestado a mis correos electrónicos con fechas y horas precisas para vernos. Si alguien no podía, me escribía o llamaba para rectificar.

Con los árabes, es distinto. Quedamos más o menos en un día y añaden: “Llámame un rato antes y te digo dónde”. Así por ejemplo me enteré de que mi contacto en Silwan estaba en Hebrón y no podía. Así también me acaba de pasar en una cita que preparo en Ramala mañana por la mañana.

No es ningún estudio sociológico fiable, por supuesto. Es solo una impresión basada en pocos datos. Cuando vaya a Egipto en mayo-junio (parece que las elecciones serán en octubre; no esperaré tanto), me pasará algo parecido, lo sé por experiencia. A pesar de que pueda ser un cúmulo de casualidades, es una pequeña muestra de que las maneras de ser nacionales existen.

Por la noche el encuentro fue con el corresponsal free-lance de El Mundo, la Sexta y Rac1 en Jerusalén, Sal Emergui. Fuimos a cenar. Nos conocíamos solo por twitter. La charla fue off the record, pero no creo que se enfade si digo aquí que tras quince años de experiencia aquí, lo que le pagan por su trabajo en general es ridículo. Es una prueba de que algo debe cambiar en este oficio.

No solo eso. Me contaba también algunas anécdotas sobre cómo trata la prensa en general y algunos periodistas específicos -sin nombres- el conflicto aquí. Para algunos, las preferencias son evidentes. En otros casos, titulares como “Cisjordania arde por la muerte de un preso palestino” significa que 50 jóvenes de entre 2 millones y medio de personas tiran piedras a un check point israelí. Así es el periodismo que cambiará.

Hoy voy a Cisjordania en autobús. Es un trayecto breve desde Jerusalén este, si el checkpoint no lo impide. Estos tres días en Jerusalén he dormido en el convento Ecce Homo de la ciudad vieja, cerca de la Puerta de Damasco (39 euros la noche).

Esta mañana, como cada viernes, día de oración musulmana, mucha policía controlaba el acceso a pie y en coche. Como me dijo el teniente coronel Amos Davidowicz, “la impresión de fuerza debe ser tan grande que al enemigo no le debe ni pasar por la cabeza que puede luchar y para nosotros no debe ser necesario disparar un solo tiro. Si no es así, la operación está mal planeada”. Hoy daba esa impresión en Jerusalén.

20130405_092748

Comentarios 3 comentarios

Comentarios

  • 05.04.2013 David

    Siempre he pensado que si hay esperanza esta en los niños.

    Y entre lo que tu dices y que los sospechosos habituales dicen (o no dicen) aquí lo que su agenda les dicta, (esta claro que este oficio tiene que cambiar) q
    uisiera pedirte algo mas en la linea de mis pressing issues:
    Si tuvieras un ratito estaría bien que pudieras comentar brevemente como ves tu la crisis en Korea. Que naturaleza tiene ? Porque ahora ? Que pretenden ? Cual esperas que sea la resolución ? que postura tienen los big hitters ? debo invertir en trajes antiradiacion ?.

    Saludos.

  • 05.04.2013 Jordi Pérez Colomé

    He preferido no decir nada porque con el trajín del viaje no le he seguido tan de cerca como me hubiera gustado. Cada crisis tienes sus matices.

    La tradición dice que es un farol para conseguir algo a cambio. Una guerra allí sería catastrófica para todos, también para China, que no las tiene todas consigo. Parece imposible. Pero se han visto cosas peores. No inviertas en trajes. Corea del Norte tiene un poder nuclear reducido. Una guerra convencional ya sería catastrófica.

  • 13.04.2014 Daniel

    me gusta tu manera de redactar tus experiencias, como me gustaría leer entradas al blog como estas pero referentes a Venezuela y su situación socio-político-económico actual..

especialidades de médico paga más alto levitra generico tecnología de Boston reed college farmacia
Fatal error: Uncaught wfWAFStorageFileException: Unable to verify temporary file contents for atomic writing. in /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php:52 Stack trace: #0 /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php(659): wfWAFStorageFile::atomicFilePutContents('/usr/home/obama...', 'saveConfig('livewaf') #2 {main} thrown in /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php on line 52